Última noche en el Soho Crítica de Kulu

Redactada: 2021-11-28
'Last Night in Soho' es una aberración, esta tan mal hecha que da pena. No hubo nadie que se replantease que carajo estaban haciendo. Es evidente que hubo algún tipo de intoxicación que produjo una histeria colectiva, permitiendo que ésta película se terminase del modo en el que se termino. Hacía años que no veía semejante basura, semejante desprecio y falta de criterio. Más allá de decisiones artísticas y pésimas interpretaciones, la dirección es horripilante, es tan mala que dudo que existiera en un primer lugar. Son un montón de ideas puestas a martillazos. Serie B de forma categórica.
Ahora voy a explicar porque es un asco, porque se merece todo el odio y el desprecio que alguien con criterio pueda tener: Nuestra pésima actriz protagonista, que no tiene gracia ni talento, es esquizofrénica, y se muda a la ciudad para estudiar. Después de unas escena ridículas a lo American Pie se larga de la residencia y termina alquilando un piso en un edificio antiguo de 3 o 4 pisos dónde sólo vive una anciana (y estamos hablando de Londres). Tras la primera noche, la protagonista tiene unos sueños y visiones del pasado dónde nos cuentan, sin mucha gracia, sentido o interés, la historia de una aspirante a cantante (Anya Taylor Joy) en los años 60s. Tras eso, nuestra protagonista empieza a tener visiones cada vez más repetidas y vividas, resulta que es medium o algo por el estilo, pero no, o sí, quien sabe y a quien le importa, porque a nadie le importa esta película. A Anya la engañan con promesas de fama y la terminan convirtiendo en prostituta. En cierto punto nuestra protagonista ve como el proxeneta la asesina. Por lo cual la película da un vuelco de genero a policial y terror, lo cual lo hace pésimamente, como todo lo que intenta hacer el director. Nuestra protagonista no termina por descubrir un carajo tras 5 minutos de investigación, interrumpida por las apariciones de los fantasmas de los antiguos clientes de Anya, y tras eso, la protagonista no aguanta más y regresa a la casa, y sin saber nada, sin haber descubierto nada, sin haber logrado esclarecer absolutamente nada, la dueña le confiesa que ella es en realidad la cantante, y que en realidad nunca la prostituyeron, o sí, pero no durante mucho tiempo, dado que los fantasmas realmente son todos los clientes que ella asesino y oculto en el piso de la habitación, porque claro, en Londres los cadáveres no se descomponen. Anya intenta matar a nuestra protagonista porque sí, porque yolo, y se incendia el edificio en la pelea. En un punto suben hasta la habitación de los crímenes, y Anya la perdona y pide que se salve... se va, y listo.
No se sabe porque la protagonista tiene las visiones, no tiene sentido que Anya haya matado a tanta gente sin sospecha y los haya ocultado en el suelo. No tiene sentido que Anya quisiera matar a la protagonista por miedo a ir a la cárcel teniendo como 90 años y mucho menos el motivo, ya que la protagonista no se da cuenta en ninguna momento ni consigue pistas de nada, simplemente le cuenta todo e intenta matarla. Además de la estupidez de alquilarle el cuarto lleno de cadáveres siendo un edificio de 3 pisos deshabitado, lo cual es tan estúpido irracional e increíble por si mismo; en fin, como todo lo que sucede en éste bodrio.
Guion
0 ✮
Banda sonora
0 ✮
Interpretación
0 ✮
Efectos
0 ✮
Ritmo
0 ✮
Entretenimiento
0 ✮
Complejidad
0 ✮
Sentimiento
0 ✮
Duracion
0 ✮
Credibilidad
0 ✮
Fotografía
0 ✮
Dirección
0 ✮

Valoraciones en tu crítica:

Última noche en el Soho
2021
7.44

Comparte esta crítica:

Ver más críticas de Kulu

Media global Kulu

7.2

Media de Kulu en estos géneros

Terror
6.4
Misterio
7.7
Suspense
7.2

Comentarios

Todavía no hay comentarios